Feeds:
Entradas
Comentarios

aaaaaa

La kinesiología emocional, que trabaja con el método “Three in One Concepts”, es quizás la escuela de kinesiología menos conocida en España. Son muchos los terapeutas que trabajan con escuelas como “Touch for Health”, Kinesiología holística, etc., pero pocos los que trabajamos con kinesiología emocional.

Me he dado cuenta que muchas veces la gente se queda sorprendida con este trabajo, que habían pasado ya por consultas de kinesiólogos pero que según sus palabras no tenían mucho que ver con el trabajo que con este método se realiza.

También me han llegado varias personas, todas ellas de otros países, que venían justamente buscando este tipo de kinesiología y les había costado encontrarla en España.

Conocí a un kinesiólogo que había trabajado muchos años en un hospital mental alemán donde la psiquiatría y la psicología compartían espacio con kinesiólogos de esta Escuela “Three in One Concepts” como algo absolutamente natural. Pero una vez más en este país la Medicina Alternativa, a pesar de su auge en los últimos tiempos, sigue siendo todavía considerada en ocasiones, de “segunda categoría”, para “temas menores” o para las personas ya conocedoras de las terapias alternativas.

Todo esto me ha llevado a ser consciente de que el trabajo al que accedí hace muchos años como paciente, y que me ayudó a cambiar tanto mi vida que un día decidí dejarlo todo para dedicarme a ello, desgraciadamente sigue siendo hoy, desconocido para muchas personas.

En la consulta las personas vienen por el “boca a boca”, porque ven los cambios en familiares y amigos que asisten a esta terapia, pero hay mucha gente que desconoce la existencia del mismo y la forma de trabajo. Esta es la razón por la que he decidido difundirlo mediante unas jornadas de “puertas abiertas”. Porque me parece una pena que este trabajo que tanto puede ayudarnos, sea tan poco conocido.

Me gustaría exponer a grandes rasgos, aunque es muy difícil explicarlo sin experimentarlo, en qué consiste una sesión de kinesiología emocional.

Mediante el test muscular que utiliza toda la kinesiología como método diagnóstico, accedemos a la información de lo que la persona necesita para su sanación. En el caso de esta Escuela, a la información profunda y precisa de lo que nuestro Sistema necesita para desbloquearse, lo que hay detrás de los síntomas físicos, mentales, emocionales…

Desde que nacemos, empezamos a reprimir para ser aceptados, partes importantes de nosotros mismos que nuestro Ser completo sabe necesarias para hacer realidad nuestras ilusiones. Tomamos muchas veces por “amor” y miedo, creencias de nuestro sistema familiar que les limitaron a ellos y si nos las cambiamos por las que nos permiten desarrollarnos, nos limitarán a nosotros y a los que vengan detrás. Traemos en la “maleta” el potencial necesario para crecer, para Ser quien Somos. Pero es necesario vaciarla antes de lo que nos impide desarrollarnos. Ese es el verdadero acto de amor para nosotros y los nuestros, limpiar todo aquello que nos impide avanzar propiciando así el desarrollo de todos.

En la sesión nuestro Ser nos “cuenta” sin tapujos qué nos limita, de dónde viene y cómo solucionarlo. Desde la forma individual y única de cada uno, ya que el “diagnóstico” lo hace nuestro propio sistema y éste, siempre sabe la mejor forma de conseguirlo.

Os animo a que aprovechéis esta oportunidad de conocer un método sencillo pero muy poderoso de “volver a casa”. De volver a Ser Quien Somos porque vivir desde nuestra Verdad es la única llave para la felicidad y el desarrollo. Me enamoré un día de este trabajo porque me ayudó a Reencontrarme y tomar las riendas. Y sigo enamorada de él porque me da la satisfacción de poder acompañar a otros seres en su camino “de vuelta a casa”. Mi agradecimiento a todos ellos por permitirlo. Porque al final las personas que nos dedicamos a esto, somos “acompañantes” en los procesos de cada uno. Pero poder compartir la toma de Conciencia y el desarrollo de un ser humano, me parece uno de los regalos más bonitos que la Vida me ha dado.

La semana de puertas abiertas comienza el día 13 de este mes. Dado que las consultas son individuales y tienen una duración entre una hora y dos horas, los que estéis interesados en recibir una sesión poneros en contacto conmigo a través del móvil para concertar día y hora. Lo antes posible para poder organizar los horarios.

La Salud es Ser Quien Eres.

Victoria Embid Ogando

www.victoriaembid.com

Previa cita: 629854081

 

552740_381429251913005_84121051_nHay un lugar desde el que descubres tu verdadera naturaleza. Un lugar donde recuerdas que siempre creaste en realidad tu propia vida.  Allí, en tu centro, se encuentra el manantial de tu Fuerza Creativa. Un manantial que se genera mucho más allá de donde tu mente alcanza. Justo donde la mente desaparece para dar paso a la Fuente. Porque eres gota y mar al mismo tiempo, ese es el juego a recordar.

Nos pasamos la vida mirando hacia otro lado tratando de buscar las respuestas. Culpando al exterior de lo que nos ocurre aquí dentro.  A las circunstancias, al pasado, al otro… Y así crecemos sintiéndonos como forasteros de nuestro mundo. Protegiéndonos de ese entorno al que tantas veces responsabilizamos de robarnos nuestros sueños y de frustrar nuestras esperanzas.

Pero no es real. Incluso en las ocasiones donde hay otra persona involucrada, en esas relaciones y situaciones que se repiten y nos hacen infelices, la pregunta que nos lleva a la respuesta no es por qué el otro hace o deja de hacer aquello, sino la contraria. Qué de mi está haciendo posible esa situación. Qué debo aprender de esto. Y como por arte de magia, empezamos a acceder a un maravilloso “mapa de carreteras” que nos llevará poco a poco “de vuelta a casa”. A recordar quiénes somos, cuál es el juego y qué vinimos a prender en él.

Y con esa certeza, empezamos a aceptar todas esas partes desordenadas de nuestro puzle sin culparnos ni responsabilizar al otro. Porque la jugada maestra para ganar este juego es la ficha sagrada de la responsabilidad. Es ella quien nos devolverá la libertad y el acceso a ese maravilloso manantial de nuestra Fuerza Creativa del que beber para encaminar nuestros pasos hacia el desarrollo. El nuestro y el de todos.

Porque desde ahí no hay tú ni yo realmente, tan sólo somos actores desempeñando un papel, en esta maravillosa obra colectiva. Porque al regresar a la Fuente recordamos que formamos parte y somos Uno. Y que cada pieza encaja y está ahí para dar forma al conjunto.

Así que de forma inconsciente, muchas de esas personas que nos ponemos en el camino están para mostrar qué trabajarnos, nos traen entre sus brazos la oportunidad de mirar hacia dentro y transformar. Nos hacen en ocasiones de espejo en el que mirar esas sombritas propias que tan poco nos gustan. Y si en lugar de enfadarnos y sentirnos heridos o culpar,  observásemos desde el corazón, nos daríamos cuenta de que esa persona porta una vela para iluminar esas sombras.

Pero no nos enseñaron que la luz y la sombra forman parte de esta historia. Cuando aprendemos a aceptarlas simplemente se van transformando en luz. Porque están ahí para mostrarnos dónde hay un trabajo por hacer para volver a Ser Quien Somos. Son regalos que nos muestran ese camino de vuelta a casa. En realidad sólo existe la luz y la sombra, tan sólo es su ausencia.  El problema es que desde niños nos enseñaron a negar  nuestras sombras y las del otro y con ello, rechazamos una de las maneras que tenemos de aprender: el error. Y este forma parte del ser humano nos guste o no. Y sin él, no hay aprendizaje ni desarrollo. No en este tablero en el que “jugamos”.

Permitamos a nuestro niño Jugar, equivocarse, aceptar, compartir… Vivir desde el amor para vencer el miedo y aceptar las sombras como parte de la partida. Entonces desplegará todas esas herramientas maravillosas con las que empezó un día en la casilla de salida. Descubriendo así  que en su interior, esta toda la fuerza creativa que necesita para llegar a la meta. Y que en este juego maravilloso, todos ganamos cuando recordamos que Somos Uno.

Victoria Embid

PENTAX ImageEn Medicina Tradicional China en cada estación está activa  la energía de un órgano. En primavera es el momento del hígado,  que rige el sistema locomotor, su víscera es la vesícula biliar, su sentido la vista, su estructura los tendones y las uñas.

La emoción del hígado es la ira,  su sonido el grito, su color el verde, y el sabor ácido. Su excreción son las lágrimas y su clima el viento.

El hígado como sistema, no únicamente el órgano, controla el drenaje. Así, favorece la digestión, la asimilación física y emocional, ayuda a la buena circulación de la sangre y de la energía, además de regular las actividades mentales y emocionales.

Cuando la energía de la primavera fluye en nuestro organismo, en nuestra vida, hay flexibilidad, tanto física como emocional. Los tendones se mueven con flexibilidad y las emociones están en paz. Cuando esto no ocurre podemos tener contracturas, rabia en exceso, depresión…

La energía del Hígado es muy expansiva, muy yang y tiende al exceso. Asciende en todas direcciones, por lo que es muy importante que no encuentre obstáculos en su camino para que fluya en armonía.

El elemento madera tiene la propiedad del crecimiento, la flexibilidad, es el impulso vital, el movimiento libre, y todo ello se ve reflejado en el Hígado.

Según la MTC (Medicina Tradicional China) hay una relación mutua entre los órganos y las emociones. Cuando estas emociones son intensas y se prolongan en el tiempo, provocan un desequilibrio energético que a la larga afectará al órgano relacionado. Del mismo modo, cuando ese órgano en cuestión esté funcionando mal desencadenará un desequilibrio emocional particular.

El Hígado es un regulador de las emociones. La emoción relacionada con el Hígado es la ira, que en exceso le dañará, pero también el estancamiento, la frustración, por eso tenemos que aprender a comunicarnos, expresar lo que sentimos con cariño, pero expresarnos, para no acabar estallando.

Los problemas del hígado a menudo conducen a trastornos como depresión, irritabilidad, dolor en el hipocondrio, suspiros involuntarios, sensación de globo histérico en la garganta, menstruación irregular, etc. Estas manifestaciones ocurren debido a que el hígado falla en su función de mantener el libre flujo del Qi (Energía).

Aunque en este mundo loco que vivimos lo olvidamos, Somos Naturaleza, formamos parte y compartimos sus ciclos. Y la primavera es momento de renacimiento, de brotar. De renacer tras el recogimiento del invierno. El elemento madera al que pertenece esta estación, es el encargado de generar proyectos, de imaginar, del inconsciente, de los sueños y deseos. Es el momento de dar rienda suelta a la fuerza creadora, de elaborar  estrategias y tomar el impulso para emprender las acciones necesarias que darán lugar a la realización de nuestros sueños.

Hemos almacenado la energía necesaria durante el invierno, ahora es hora de dejar que esa energía se expanda y como los árboles, comenzar la floración. Permitir que brote nuestra fuerza creativa. Imaginar los cambios que queremos en nuestras vidas y encontrar la manera de realizarlos. Si bloqueamos esa fuerza creativa de nuestro Hígado, nuestra vesícula biliar se resentirá ante la falta de decisiones.

Es hora también de depurarnos tanto física como mental y emocionalmente. De decidir cuánta de esa energía almacenada durante el invierno hay que conservar y qué parte de ella es hora de dejar atrás porque limita nuestro renacimiento. Sería como “quitar las malas hierbas” para que de nuestras ramas surjan brotes nuevos, renovados.

Si no lo hacemos, síntomas como las alergias o los estados depresivos vendrán a visitarnos en primavera. En este mágico momento donde todo germina a nuestro alrededor. No temamos lo nuevo porque Somos Naturaleza y la energía nos empuja a renovar. Y nuestro ser en busca del equilibrio nos lo recordará repudiando el renacimiento mediante una alergia, o recordándonos mediante la depresión, que nuestra energía creativa y de crecimiento está estancada.

Abracemos la primavera y disfrutemos de la energía que nos trae. Dancemos con esa explosión de energía que nos brinda. Desde la alegría, la ilusión, el crecimiento…

Victoria Embid Ogando

 

 

Creamos el mundo

crearEn tiempos difíciles, más que nunca, es necesario tomar las riendas. Reclamar nuestro derecho y responsabilidad de generar lo que queremos. Ser conscientes de que es precisamente la responsabilidad la que nos hace libres. Pero hemos aprendido a dejarla en manos de otros y es ahí donde estamos perdidos, atados de pies y manos en nuetro papel de víctima. Cuando hay tormenta es necesario seguir remando, cambiar el rumbo si es preciso. Pero nunca abandonar porque el viento acabará llevándonos contra las rocas.

Todos tenemos esta responsabilidad, la tomemos o no. Pero al no hacerlo nos llenaremos de miedo e impotencia. Porque nacimos para crear, para desarrollarnos y generar algo nuevo y dejar algo mejor para los que vengan detrás. 

AMOR O MIEDO. Las dos energías que mueven el mundo. La primera, hacia la felicidad y el desarrollo de todos. La segunda, hacia el dolor y el mantenimiento del desequilibrio.  Lo que no nos contaron es que ambas forman parte de nuestra vida. Y la negación de cualquiera de ellas nos aleja de nuestra verdad, de nuestra capacidad de elegir entre una u otra. En estos tiempos que corren nos bombardean con mensajes cargados de miedo, de desesperanza que no tratan sino de mantener las cosas como están. Porque para generar algo nuevo en este mundo del que formamos parte, tenemos que recordar que somos creadores. Que es ésta nuestra mayor capacidad como seres humanos. La de Crear la realidad que queremos. Y el miedo se va quedando hasta instalarse bajo una espesa capa de impotencia y victimismo. Es necesario entonces sacudirnos el polvo y cargarnos de amor y confianza. Recordar que como adultos podemos saltarnos el miedo con Ilusión. Esa es la clave.

Poner la atención en el amor y la ilusión es lo que anula el miedo y la impotencia. Por nosotros y porque Formamos Parte. Porque desde la energía que empuja el mundo hacia el desarrollo Somos Uno. Así que empecemos a Ser el mundo que soñamos. Recuperemos nuestro papel de creadores para empujar la vida hacia ese mundo que queremos. Cada uno a su nivel, desde su espacio. Descartemos las cadena de la no elección que nos mantienen a la deriva. Seamos desarrollo, justicia, equilibrio, empatía… Empujemos hacia ese lugar con nuestras acciones. Sólo tú puedes quitarte el papel protagonista que te pertenece por derecho de vida. Cojamos las riendas desde el amor y la responsabilidad de transformar, de transformarnos. Creamos lo que creemos que es posible. Nacimos con arcilla entre las manos. Moldeémos desde el amor y el desarrollo.

Victoria Embid

Tiempo de soñar

Bonito montaje que he encontrado en Internet con las palabras de un maestro en mi opiniòn en el Arte que yo llamo despierto, ese que habla de la Vida y los seres que la pueblan, el arte que nos invita a Despertar, en este caso, desde nuestro derecho y yo dirìa responsabilidad de seguir soñando. Para empujar el mañana que queremos. Desde el presente.

mariposa[1]

El Sistema médico oficial se basa en la enfermedad, en cómo combatirla, y no en el mantenimiento de la salud. Y hablo de una Salud con mayúsculas que para la medicina holística es el estado natural del ser humano cuando la energía vital fluye equilibradamente por nuestro sistema y todo está en armonía.  Y esto incluye la energía mental-emocional.

Pero voy un paso más allá, en la línea de una medicina moderna y alternativa que incluye la Conciencia, la parte más profunda de nuestro ser, como “el director de orquesta” que va a determinar nuestro estado de salud. La enfermedad se manifiesta cuando no escuchamos al “director”, porque  nuestra Conciencia necesita estar alimentada y en caso contrario, llamará una y otra vez nuestra atención, y lo hará en uno o varios de estos niveles que componen nuestro sistema:

 

–          físico, estructural                               – profundo/energía + densa

–          bioquímico, nutricional

–          energético                                                     

–          mental-emocional

–          espiritual- Conciencia                       + profundo/energía – densa

 

El último lugar donde se manifestará el síntoma será a nivel físico, el de energía más densa, pero el lugar desde el que hay que trabajar para una sanación profunda y no de “parches”, es el de la energía más sutil.  Allí donde se generó como llamada de atención de que existe un desequilibrio profundo y una falta de escucha de nuestro verdadero Ser.

Es la Conciencia la que emite esa información que se manifiesta en el cuerpo. Cuando el ser humano está en armonía, el resultado es la salud. Por tanto la enfermedad no es más que la pérdida de esa armonía. Y es ahí donde hay que poner la atención y no en el síntoma. Este sólo vale para reclamar nuestra atención, pero una vez escuchado, es necesario apartar la mirada de él e ir más allá. Escuchar lo que nos cuenta. Qué está reclamando nuestra Conciencia. No hay que trabajar por tanto desde la enfermedad, sino desde lo que está bloqueando a un nivel profundo ese desarrollo espiritual de la persona.

Es aquí donde el sistema médico oficial y la medicina alternativa se separan radicalmente. Porque el sistema oficial se basa y se nutre en la enfermedad. Matar el síntoma sin ir más allá con lo que acaba perpetuándolo en un sinfín de enfermedades crónicas que llenan las arcas de la industria farmacéutica o matando moscas a cañonazos debilitando nuestro sistema. Por no hablar de la “ristra” de enfermedades nuevas que aparecen cada día para las que, curiosamente, siempre hay preparado un nuevo medicamento.

Y lo peor es que este sistema le quita al “paciente” el protagonismo, robándole la  capacidad de “hacerse cargo” de su dolor y crecer transformándolo. De pararse y mirar qué hay detrás. Y ahí somos todos responsables. Porque a veces es más cómodo no hacerse cargo aunque signifique vivir en modo víctima y engañados. Pero cuidado porque es nuestra salud y desarrollo lo que está en juego.

La curación se va a producir cuando “transmutamos” la enfermedad. Cuando hemos recuperado esa parte esencial de nuestro ser que se perdió en el camino y de la que nuestro síntoma nos hablaba. La enfermedad se convierte así no en el enemigo a vencer, sino en la señal a escuchar. Y el cuerpo en el “espejo del alma”. Al trabajar esa parte que no nos dejaba avanzar, ya no necesitamos manifestarlo en lo físico y el síntoma o enfermedad desaparece. Por supuesto en ocasiones necesitaremos ayudas naturales para restablecer el equilibrio de un sistema que ha estado “dolorido” y desorientado. Empujoncitos para restablecer su capacidad de sanación, pero nunca sustancias que destruyan la maravillosa capacidad de “auto restauración” que poseemos.

En mi experiencia, cuanto más nos resistamos a sacar a la luz todo aquello que no queremos, mayor será la fuerza con la que se manifiesta el síntoma. Más vale que escuchemos antes del grito. Aceptemos los conflictos y busquemos soluciones para que no tengan que pasar al plano físico. No nos enseñaron que forman parte de nosotros. Que es una de las maneras que tenemos de aprender y desarrollarnos. Si negamos nuestra “sombra” ésta acabará con nosotros. Y la pobrecita está ahí tan sólo marcándonos donde falta luz, consciencia, aceptación y amor. Dónde están los “callejones sin salida” que nos separan de nuestra ruta elegida. Emprendamos el viaje “de vuelta a casa” desde la Conciencia, único GPS que conoce la ruta adecuada.

Muchos problemas que afectan a nuestro cuerpo tienen que ver con falsos modelos y creencias sobre nuestra vida, que no nos permiten evolucionar. Es necesario cambiar estas creencias porque van a limitar nuestra capacidad de elección y nuevamente nos van a mantener en modo víctima. El peor “personaje” para nuestra función porque no tiene papel ni capacidad de acción o movimiento.

Es necesario por tanto, recuperar el papel protagonista que tenemos por derecho de vida, de nacimiento. Dejar las riendas en manos de la dirección de la Conciencia, y escribir cada día el guión con nuevas y creativas elecciones que nos lleven a vivir la obra que queremos representar. No le dejemos la dirección a la mente, el “técnico de luces”, porque se suele aferrar a viejas experiencias y emociones a la hora de decidir, repitiendo una y otra vez viejos patrones que no permiten que la “obra” se modernice y evolucione.

Nuestro “puzzle” necesita de todas sus piezas, también de aquellas que parecen perdidas u olvidadas. Nunca lo están, sólo hay que buscarlas. Porque sin ellas no podremos completar el cuadro, la imagen completa de lo que Somos. Nuestra Conciencia desde el amor nos reclama su búsqueda. Saltémonos el miedo y vayamos a por ellas. En el encuentro está nuestro equilibrio, felicidad y desarrollo. Es hora de recordar, que no nos faltó nunca nada para estar  Completos. Esa es la Salud, la felicidad.  El arte del reencuentro con nosotros mismos para saber que Somos… un Todo…                  Que Somos Uno…

Victoria Embid

No compres, adopta.

Muchos animales mueren en las calles cada día. No pueden denunciar ni gritar lo que sufren,  lo que sienten. Seamos su voz. Defendamos el derecho de todos los seres a una vida digna y con amor. animales Es nuestra responsabilidad, cuidar de los que están a nuestro cargo, de los que nos necesitan. Si algo distingue al ser humano es su capacidad de responsabilizarse, de elegir. ¿Qué tal si empezamos a elegir lo mejor para el desarrollo de todos.  ¿Hace cuánto tiempo se nos olvidó ser humanos?  ¿Cómo podemos ver esas miradas y no hacer nada?

Estoy harta de escuchar frases estúpidas,  de disculpa, del arte de mirar para otro lado: “con la cantidad de niños que mueren de hambre, las personas son lo primero…” No señores, no soy idiota. No quiero la muerte de ningún niño ni mucho menos me son indiferentes. Es precisamente  la no indiferencia, la sensibilidad al dolor de cualquier ser la que no me permite pasar de largo. Porque creo en mi responsabilidad y en la del resto de seres humanos de defender la dignidad de todos. No se trata de elegir entre personas o animales,  sino de optar por el Respeto con mayúsculas a todos los seres que me rodean. Porque forman parte, porque formo parte…  Y en este camino intento andar cada día.

He recibido desde hace ya muchos años, el regalo de acoger a varios animales abandonados. Y digo regalo porque es lo que ha sido. Alguna como Luca vino tan malita que fue imposible recuperarla, pero pasó sus ultimos días con calorcito, y rodeada de abrazos y mimos. Estuvo una semana con nosotros y nos sigue emocionando cada vez que su recuerdo aparece, de puntillas…

Calle llegó tan delgada que se le podía contar cada costilla. Con el pelo blanco  lleno de grasa negra de andar entre  los coches. El recuerdo del hambre de la calle no la ha abandonado después de tantos años, ya que sigue aferrándose a la comida como si mañana le fuera a faltar. Y después llegó Elvis. Con doble rotura de cadera y femur por golpes o aplastamiento, con apenas unos meses. Le pusimos ese nombre porque el veterinario nos dijo que tendría un curioso movimiento de cadera, que andaría raro. Así que pensamos en el “rey” del movimiento de cadera para su nombre. Tras capas y capas de porquería apareció nuestro Elvis.

Y aquí están los dos pasado el tiempo, regalándonos mucho más de lo que jamás podríamos darles. Formando parte de nuestra familia para siempre.  En nuestro caso los encontramos personalmente, vinieron a nosotros, pero si quieres compartir tu vida con un animal, existen muchas asociaciones que tienen acogidos a muchos sin hogar. Esperando una oportunidad para formar parte de una familia, para amar, para compartir. Dos de estas asociaciones por si estáis interesados en adoptar y que recomiendo por su forma de hacer las cosas, son Asociación Las Nieves y Asociación Animalejos El Espinar. Pero hay muchas más.

No son cosas, no se compran ni se venden.  Adopta y recibirás mucho más de lo que das. Son grandes maestros en el arte del amor incondicional. Falta nos hacen sus clases magistrales para que esta humanidad pueda seguir adelante. Gracias Maestros. Ojalá decidamos aprender…

foto0137Calle y Elvis en la actualidad. Mi yinyang particular.

Victoria Embid.