Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Para el Viaje’ Category

Rescaimagestando gotas de Memoria
respiraciones de alientos perdidos
miradas profundas arañando
la superficie vacía
de un mundo
tan ajeno como extraño.
Abrazando a aquella niña
que cerraba a veces los ojos
para ver
que callaba para contar.
Orgullosa de sus sueños
y sus desvelos.
Aceptando sus pasos y paradas
Sus idas y venidas
sus callejones tantas veces
sin salida.
Y agradeciendo sobre todo
su permiso
para volver a ese cuarto
tan oscuro
y dejarme abrir poquito a poco
las ventanas
sacudir el polvo acumulado
y recuperar la risa y su memoria
las certezas de otro mundo
como propio,
donde no hay ganadores
ni vencidos
y lo grande y lo pequeño
es lo mismo.
Y en el que el amor y el latido
es la arcilla
que construye y genera
la Vida deseada.
Susúrrame pequeña al oído
los monstruos que pueblan
tu armario
y los paisajes que siempre
pintaste en sueños
Yo te contaré cada día
nuevas historias
de miedos vencidos
donde los viejos monstruos
se convierten en amigos.
Respira hondo, juega libre
a Corazón abierto y como Eres
Ríe, llora, enfádate
pero no te creas la mentira
de los espejos vacíos.
Nada más bello y vivo
que la Verdad de tu mirada,
y la que cuentan
tus silencios.
Yo seré tu Voz
cuando te cueste
y tu mi guía
cuando me despiste.
Jugando, riendo, llorando
pero siempre siempre
Respirando, latiendo,

Siendo…

Recreando…
aaaaaa

Anuncios

Read Full Post »

Cuando nIMG-20121106-WA0001acemos sabemos que lo que sentimos, es una maravillosa brújula que nos comunica con el mundo. Nos avisa de lo que necesitamos, lo que marcha mal y hay que cambiar, lo que nos gusta, trasmite lo que somos, etc.

Pero con el tiempo y en un mundo donde no todas las reglas están dirigidas al desarrollo, aprendemos a ir reprimiendo y dejando de escuchar lo que sentimos, cuando lo que recibimos a cambio es una negativa y sobre todo un rechazo. Y empezamos entonces a dudar de nuestra brújula para pertenecer, para sentirnos parte. Y llegamos a pensar que vinimos “con defecto de fábrica” y que realmente no sabemos lo que es bueno para nosotros. Porque necesitamos cuando somos niñ@s de una autoridad,  alguien que nos proteja y que por tanto, debe saber mejor que nosotr@s lo que necesitamos.

Y así comienza poco a poco la represión muchas veces de esos sentimientos que un día supimos necesarios y que ahora se convierten muchas veces en causa de nuestros miedos. Sobre todo aquellos que esta sociedad, tan alejada a veces de la Vida, rechaza como negativos.

Aprendemos el arte de enmascararlos, de sentirnos culpables por tenerlos y nos esforzamos cada día por mantenerlos ocultos y sacar a la luz sólo aquellos que el exterior demanda. Porque recordamos con dolor que muchas veces el precio es alto y castigaron nuestra verdad con el rechazo.

Es necesario volver a escuchar lo que sentimos. Permitirnos todas las emociones. Aceptarlas y vivirlas para ver qué nos cuentan y transformarlas en acciones. Están ahí para ello. Ninguna emoción es mala aunque algunas, socialmente, no están bien vistas.

En muchos entornos, en mi opinión desde una falsa espiritualidad, se niegan emociones como la ira o la tristeza. Parece que tenemos que estar todo el día con una sonrisa “pintada” o no estamos “conectados”. Yo creo que no, y en mi experiencia esa “falsa felicidad” suele esconder una represión de lo que sentimos.

Otra cosa es la serenidad. Esa que aparece cuando aceptamos cada una de nuestras emociones sin juzgarlas, escuchando que nos cuentan sobre nosotr@s y el mundo que nos rodea. Y aunque esto so siempre es fácil, creo que es la única manera de crecer y transformarnos.

Con las emociones sucede algo curioso, cuánto más intentemos reprimir una emoción negativa, más se mantendrá en el tiempo. Porque está ahí para avisarnos que algo marcha mal y necesita un cambio, Ya sea en nuestro interior o en el mundo que nos rodea. La rabia suele avisarnos de algo injusto y la tristeza muchas veces es un indicador de que nos falta alimento, que hemos dejado de crear y ser quien somos.

Estoy cansada de ver  personas “etiquetadas” y “medicadas” para ocultar esas emociones que si se permitieran vivir y tratar de otra forma,  les mostrarían el camino de vuelta a casa, a la serenidad y a las ganas de vivir que da el volver a coger las riendas. Volvamos a escuchar nuestra “brújula” porque nos lleva a donde queremos ir.

Y aceptemos como punto de partida, que nos cuesta aceptar lo que sentimos porque un día nos dijeron que no era bueno. Desaprendamos las normas que nos limitan como regalo a la siguiente generación.  Asumamos el reto de aceptar y vivir ese maravilloso abanico de emociones. Como compañeras de viaje que nos susurran el camino a seguir y  los callejones sin salida. Permitámonos sentir para no dejar de Ser.

http://www.victoriaembid.com

 

 

 

 

 

Read Full Post »

De vuelta a la infancia

“EL POR QUÉ”

Este relato, que iré escribiendo poco a poco, surge del deseo de compartir las experiencias que me han servido tanto a nivel personal como profesionalmente. Que me han permitido ir tomando el papel protagonista de mi propia historia. Porque muchas veces ejercemos de secundarios y actuamos como personajes que en realidad, nada tienen que ver con nosotros y que sobre todo, no tienen el guión que necesitamos para crear la “obra” que elegimos vivir.

Coged lo que os resuene, lo que os llegue. No pretendo dar lecciones a nadie, porque no creo en ello, tan sólo compartir por si algo os puede servir. Porque todos somos aprendices y maestros en diferentes momentos, pero al final creo que lo único que sirve es lo que experimentamos. Así que os propongo experimentar, echar los dados y jugar y si algo no funciona, probar alternativas. ¡Vinimos a jugar!

Mi Intención es compartir contigo la historia de un Viaje. El mío y el de tantas personas que cada día y gracias a mi trabajo, me permiten “acompañarles” en el suyo. Gracias a todas ellas por ese generoso regalo.

Mi camino “de regreso” comenzó un día en el que decidí hacer un último intento por encontrarme, por entender… Necesitaba descubrir quién era esa imagen sin brillo que el espejo me devolvía y cuáles eran las reglas de ese juego del que formaba parte y cuyas pautas, sin embargo, eran un absoluto misterio para mí. Este desconocimiento me mantenía permanentemente en la casilla de salida mientras otros jugaban y avanzaban.

Con mi vieja mochila de miedos e impotencia emprendí un día este viaje de la mano de mi kinesióloga. Gracias infinitas por ser una buena acompañante, por estar sin invadir, por confiar, por propiciar desde el amor y el respeto, el diálogo conmigo misma, con mi Verdad. Por facilitar el reencuentro con mi verdadera imagen sin la mentira de azogue de los espejos.

Poco a poco la impotencia y el miedo fueron dejando paso a la ilusión y la confianza, y con ellas, regresaron las ganas de abandonar la casilla de salida y reemprender el Viaje. Comencé a enamorarme de esta vida de la que formaba parte y empecé a jugar. Unas veces más deprisa, otras tomando atajos, pero siempre hacia delante y siguiendo la voz de mi Ser como única autoridad.

Con la libertad recobrada empecé a tomar las riendas de mi vida y a disfrutar, al tiempo que creaba mi propio camino mientras andaba. Transformando el miedo con amor para saltármelo y desarrollar así todo el potencial que la vida me había dado. Hasta que un día decidí convertirme también en acompañante para poder compartir con otros lo que yo había vivido. Para ayudarles a emprender el viaje de vuelta a Casa, a escucharse y mirarse más allá de los espejos y de las falsas creencias. Apoyarles para recobrar la Ilusión que no es sino arcilla en nuestras manos, capaz de convertir nuestros sueños en realidad.  Gracias de nuevo a todos vosotros por dejarme estar ahí, acompañando. Permitiéndome ver cada día, cuánta luz hay detrás de cada sombra. Cuánto amor tras tantos miedos…

Mi viaje personal por supuesto continúa, como el de todos, pero las vivencias del camino me trajeron entre sus brazos una certeza: la salud y la felicidad es Ser Quien Eres. Ambas según mi experiencia van de la mano y no existen la una sin la otra. La Aventura que te propongo es volver a Casa… a tu verdad. Porque es ahí donde recuperas todas las herramientas con las que viniste y que has ido dejando atrás. Donde te reencuentras contigo mismo recobrando así las riendas y la ilusión. Porque la vida, al final, es lo que Creemos que es posible.

Se trata tan sólo de sincerarte y aceptarte para reemprender ese Viaje que quedó en suspenso entre la parada del miedo y la del dolor. Sustituir ese temor al fracaso por el amor y la confianza necesaria que empuje de nuevo el Corazón hacia tus deseos. Sin juicios, porque tanto la luz como las sombras forman parte del camino y son grandes maestras.

Comienza el Viaje. Estación de salida: Arriesgarse al éxito. Confiar. Recobrar esas partes de tu ser que “olvidaste” en el camino.  Recordar… hacerte cargo de nuevo… dejar el papel de víctima para volver a ser protagonista de tu propia historia porque siempre lo fuiste…

… ¡Viajeros al tren!

viajeros al tren

Read Full Post »

dibuRecobrar  la capacidad de asombro, de sorpresa,

de dejarnos sorprender por la vida y sus momentos.

Recuperar la mirada limpia e inquieta

como cuando éramos niños.

Donde sólo existía  el aquí y ahora,

el  instante irrepetible dispuesto para lo inédito .

Donde un olor, un color o un sentimiento

bastaban para conjurar nuestros sentidos a la gran fiesta.

Reescribir el cuento cada día,

dejar espacio libre entre tanta certeza incierta,

entre tanto juicio que ni tan siquiera a veces nos pertenece…

Volver a creer en la magia para crearla,

dar rienda suelta a nuestro Instinto y que nos guíe

por los caminos que queremos recorrer y no los otros.

Desear como un niño sus anhelos,

ir a por ellos sin aceptar un no como respuesta.

Recuperar la mirada viva que nos reúne

con toda la Belleza de la que somos parte.

Para quitarnos las gafas que confundieron

la sociedad con la Vida, el suelo con la Tierra,

la Abundancia con el dinero…

Permitamos que el asombro nos despierte

del  letargo de los miedos,  

de tanta  rutina de “noes”  que nos roba el alimento.

Preguntemos a nuestro niño la reglas del Juego.

Tan sólo hay que recordarlas, siguen  intactas.

Dejémonos sorprender por el instante,

soplemos las nubes para que el sol recupere su espacio,

saquemos la lengua a la tristeza hasta que muera de risa.

Pongamos el Corazón en el timón y disfrutemos del viaje

y a los piratas de miedo que amenazan abordarnos,

cañonazos de ilusión y ganas de seguir Jugando,

      Viviendo…

             Asombrándonos…

 

Victoria Embid

www.victoriaembid.com

Read Full Post »

PENTAX ImageEn Medicina Tradicional China en cada estación está activa  la energía de un órgano. En primavera es el momento del hígado,  que rige el sistema locomotor, su víscera es la vesícula biliar, su sentido la vista, su estructura los tendones y las uñas.

La emoción del hígado es la ira,  su sonido el grito, su color el verde, y el sabor ácido. Su excreción son las lágrimas y su clima el viento.

El hígado como sistema, no únicamente el órgano, controla el drenaje. Así, favorece la digestión, la asimilación física y emocional, ayuda a la buena circulación de la sangre y de la energía, además de regular las actividades mentales y emocionales.

Cuando la energía de la primavera fluye en nuestro organismo, en nuestra vida, hay flexibilidad, tanto física como emocional. Los tendones se mueven con flexibilidad y las emociones están en paz. Cuando esto no ocurre podemos tener contracturas, rabia en exceso, depresión…

La energía del Hígado es muy expansiva, muy yang y tiende al exceso. Asciende en todas direcciones, por lo que es muy importante que no encuentre obstáculos en su camino para que fluya en armonía.

El elemento madera tiene la propiedad del crecimiento, la flexibilidad, es el impulso vital, el movimiento libre, y todo ello se ve reflejado en el Hígado.

Según la MTC (Medicina Tradicional China) hay una relación mutua entre los órganos y las emociones. Cuando estas emociones son intensas y se prolongan en el tiempo, provocan un desequilibrio energético que a la larga afectará al órgano relacionado. Del mismo modo, cuando ese órgano en cuestión esté funcionando mal desencadenará un desequilibrio emocional particular.

El Hígado es un regulador de las emociones. La emoción relacionada con el Hígado es la ira, que en exceso le dañará, pero también el estancamiento, la frustración, por eso tenemos que aprender a comunicarnos, expresar lo que sentimos con cariño, pero expresarnos, para no acabar estallando.

Los problemas del hígado a menudo conducen a trastornos como depresión, irritabilidad, dolor en el hipocondrio, suspiros involuntarios, sensación de globo histérico en la garganta, menstruación irregular, etc. Estas manifestaciones ocurren debido a que el hígado falla en su función de mantener el libre flujo del Qi (Energía).

Aunque en este mundo loco que vivimos lo olvidamos, Somos Naturaleza, formamos parte y compartimos sus ciclos. Y la primavera es momento de renacimiento, de brotar. De renacer tras el recogimiento del invierno. El elemento madera al que pertenece esta estación, es el encargado de generar proyectos, de imaginar, del inconsciente, de los sueños y deseos. Es el momento de dar rienda suelta a la fuerza creadora, de elaborar  estrategias y tomar el impulso para emprender las acciones necesarias que darán lugar a la realización de nuestros sueños.

Hemos almacenado la energía necesaria durante el invierno, ahora es hora de dejar que esa energía se expanda y como los árboles, comenzar la floración. Permitir que brote nuestra fuerza creativa. Imaginar los cambios que queremos en nuestras vidas y encontrar la manera de realizarlos. Si bloqueamos esa fuerza creativa de nuestro Hígado, nuestra vesícula biliar se resentirá ante la falta de decisiones.

Es hora también de depurarnos tanto física como mental y emocionalmente. De decidir cuánta de esa energía almacenada durante el invierno hay que conservar y qué parte de ella es hora de dejar atrás porque limita nuestro renacimiento. Sería como “quitar las malas hierbas” para que de nuestras ramas surjan brotes nuevos, renovados.

Si no lo hacemos, síntomas como las alergias o los estados depresivos vendrán a visitarnos en primavera. En este mágico momento donde todo germina a nuestro alrededor. No temamos lo nuevo porque Somos Naturaleza y la energía nos empuja a renovar. Y nuestro ser en busca del equilibrio nos lo recordará repudiando el renacimiento mediante una alergia, o recordándonos mediante la depresión, que nuestra energía creativa y de crecimiento está estancada.

Abracemos la primavera y disfrutemos de la energía que nos trae. Dancemos con esa explosión de energía que nos brinda. Desde la alegría, la ilusión, el crecimiento…

Victoria Embid Ogando

 

 

Read Full Post »

mariposa[1]

El Sistema médico oficial se basa en la enfermedad, en cómo combatirla, y no en el mantenimiento de la salud. Y hablo de una Salud con mayúsculas que para la medicina holística es el estado natural del ser humano cuando la energía vital fluye equilibradamente por nuestro sistema y todo está en armonía.  Y esto incluye la energía mental-emocional.

Pero voy un paso más allá, en la línea de una medicina moderna y alternativa que incluye la Conciencia, la parte más profunda de nuestro ser, como “el director de orquesta” que va a determinar nuestro estado de salud. La enfermedad se manifiesta cuando no escuchamos al “director”, porque  nuestra Conciencia necesita estar alimentada y en caso contrario, llamará una y otra vez nuestra atención, y lo hará en uno o varios de estos niveles que componen nuestro sistema:

 

–          físico, estructural                               – profundo/energía + densa

–          bioquímico, nutricional

–          energético                                                     

–          mental-emocional

–          espiritual- Conciencia                       + profundo/energía – densa

 

El último lugar donde se manifestará el síntoma será a nivel físico, el de energía más densa, pero el lugar desde el que hay que trabajar para una sanación profunda y no de “parches”, es el de la energía más sutil.  Allí donde se generó como llamada de atención de que existe un desequilibrio profundo y una falta de escucha de nuestro verdadero Ser.

Es la Conciencia la que emite esa información que se manifiesta en el cuerpo. Cuando el ser humano está en armonía, el resultado es la salud. Por tanto la enfermedad no es más que la pérdida de esa armonía. Y es ahí donde hay que poner la atención y no en el síntoma. Este sólo vale para reclamar nuestra atención, pero una vez escuchado, es necesario apartar la mirada de él e ir más allá. Escuchar lo que nos cuenta. Qué está reclamando nuestra Conciencia. No hay que trabajar por tanto desde la enfermedad, sino desde lo que está bloqueando a un nivel profundo ese desarrollo espiritual de la persona.

Es aquí donde el sistema médico oficial y la medicina alternativa se separan radicalmente. Porque el sistema oficial se basa y se nutre en la enfermedad. Matar el síntoma sin ir más allá con lo que acaba perpetuándolo en un sinfín de enfermedades crónicas que llenan las arcas de la industria farmacéutica o matando moscas a cañonazos debilitando nuestro sistema. Por no hablar de la “ristra” de enfermedades nuevas que aparecen cada día para las que, curiosamente, siempre hay preparado un nuevo medicamento.

Y lo peor es que este sistema le quita al “paciente” el protagonismo, robándole la  capacidad de “hacerse cargo” de su dolor y crecer transformándolo. De pararse y mirar qué hay detrás. Y ahí somos todos responsables. Porque a veces es más cómodo no hacerse cargo aunque signifique vivir en modo víctima y engañados. Pero cuidado porque es nuestra salud y desarrollo lo que está en juego.

La curación se va a producir cuando “transmutamos” la enfermedad. Cuando hemos recuperado esa parte esencial de nuestro ser que se perdió en el camino y de la que nuestro síntoma nos hablaba. La enfermedad se convierte así no en el enemigo a vencer, sino en la señal a escuchar. Y el cuerpo en el “espejo del alma”. Al trabajar esa parte que no nos dejaba avanzar, ya no necesitamos manifestarlo en lo físico y el síntoma o enfermedad desaparece. Por supuesto en ocasiones necesitaremos ayudas naturales para restablecer el equilibrio de un sistema que ha estado “dolorido” y desorientado. Empujoncitos para restablecer su capacidad de sanación, pero nunca sustancias que destruyan la maravillosa capacidad de “auto restauración” que poseemos.

En mi experiencia, cuanto más nos resistamos a sacar a la luz todo aquello que no queremos, mayor será la fuerza con la que se manifiesta el síntoma. Más vale que escuchemos antes del grito. Aceptemos los conflictos y busquemos soluciones para que no tengan que pasar al plano físico. No nos enseñaron que forman parte de nosotros. Que es una de las maneras que tenemos de aprender y desarrollarnos. Si negamos nuestra “sombra” ésta acabará con nosotros. Y la pobrecita está ahí tan sólo marcándonos donde falta luz, consciencia, aceptación y amor. Dónde están los “callejones sin salida” que nos separan de nuestra ruta elegida. Emprendamos el viaje “de vuelta a casa” desde la Conciencia, único GPS que conoce la ruta adecuada.

Muchos problemas que afectan a nuestro cuerpo tienen que ver con falsos modelos y creencias sobre nuestra vida, que no nos permiten evolucionar. Es necesario cambiar estas creencias porque van a limitar nuestra capacidad de elección y nuevamente nos van a mantener en modo víctima. El peor “personaje” para nuestra función porque no tiene papel ni capacidad de acción o movimiento.

Es necesario por tanto, recuperar el papel protagonista que tenemos por derecho de vida, de nacimiento. Dejar las riendas en manos de la dirección de la Conciencia, y escribir cada día el guión con nuevas y creativas elecciones que nos lleven a vivir la obra que queremos representar. No le dejemos la dirección a la mente, el “técnico de luces”, porque se suele aferrar a viejas experiencias y emociones a la hora de decidir, repitiendo una y otra vez viejos patrones que no permiten que la “obra” se modernice y evolucione.

Nuestro “puzzle” necesita de todas sus piezas, también de aquellas que parecen perdidas u olvidadas. Nunca lo están, sólo hay que buscarlas. Porque sin ellas no podremos completar el cuadro, la imagen completa de lo que Somos. Nuestra Conciencia desde el amor nos reclama su búsqueda. Saltémonos el miedo y vayamos a por ellas. En el encuentro está nuestro equilibrio, felicidad y desarrollo. Es hora de recordar, que no nos faltó nunca nada para estar  Completos. Esa es la Salud, la felicidad.  El arte del reencuentro con nosotros mismos para saber que Somos… un Todo…                  Que Somos Uno…

Victoria Embid

Read Full Post »

¿Cuántas veces repetimos situaciones que no nos gustan sin saber por qué lo hacemos? ¿Cuántos momentos evitamos, una y otra vez por sentirnos incapaces de resolverlos sin estrés? ¿Qué es ese algo que nos falta, que nos hace tan “cuesta arriba” determinadas vivencias aparentemente tan sencillas para otros?

La respuesta la encontramos en nuestro Sistema de Creencias.  Este se va formando desde que nacemos. Gobierna nuestra conciencia y es el encargado de activar, para sobrevivir, reacciones físicas y emocionales basadas en experiencias pasadas. Su misión es el Aprendizaje y su herramienta el Control. Es el encargado de desencadenar una respuesta ante un estímulo determinado.  Si por ejemplo un niño se quema al acercar su mano a una llama, en su Sistema de Creencias quedará grabado: llama-calor-daño-retirar la mano. Es un aprendizaje necesario para su supervivencia.

¿Pero qué ocurre cuando estas creencias son erróneas o nos limitan nuestra evolución? Que empezamos a asumir como propias, falsas creencias y emociones negativas de nuestros mayores o de la sociedad en la que vivimos, para ser aceptados, renunciando a aquellas otras que nos permitirían un aprendizaje correcto y un desarrollo de nuestro verdadero Ser.

Así, si por ejemplo nos inculcan un miedo a algo, éste se grabará en nuestro Sistema de Creencias como un “no puedo”, porque el cerebro para sobrevivir tiende a repetir lo que conoce y a evitar el miedo y el dolor.

La buena noticia es que podemos, desde el presente, darle al cerebro nuevas opciones. Cambiar una emoción negativa por una positiva ante cualquier situación pasada, no importa lo lejana que esté en el tiempo. Esta nueva Creencia, esta emoción, se grabará en nuestro cerebro disolviendo el estrés y permitiendo respuestas diferentes para situaciones futuras similares.

Lo que creemos tiene el poder de llevar a cabo alteraciones a todos los niveles. Pero nada cambiará si no eliminamos de nuestro Sistema de Creencias todo aquello que nos impide avanzar. Porque su misión es repetir una y otra vez todo aquello que aprendió para “sobrevivir”, aunque sea negativo para nosotros.

Se trata por tanto de recuperar nuestra Autoridad dejando de justificar aquellas falsas creencias que nos limitan y que no nos pertenecen y cambiarlas por aquellas que nos permiten desarrollar todo nuestro potencial.

Arriesgarnos al Éxito. Desarrollar todo lo que somos porque es la Conciencia la que crea nuestra Realidad.  Y si de una manera consciente o inconsciente nos han dicho que somos débiles, cobardes o que no merecemos algo y se ha “grabado” como una certeza, ésa será la realidad que nos vamos a permitir hasta que no eliminemos esa falsa creencia.

Recobremos esas partes de nuestro Ser que “olvidamos” en el Camino para volver a Ser Quien Somos.

Victoria Embid Ogando.  Kinesiología Emocional.

 www.victoriaembid.com

Read Full Post »

Older Posts »