Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26 diciembre 2012

Tiempo de soñar

Bonito montaje que he encontrado en Internet con las palabras de un maestro en mi opiniòn en el Arte que yo llamo despierto, ese que habla de la Vida y los seres que la pueblan, el arte que nos invita a Despertar, en este caso, desde nuestro derecho y yo dirìa responsabilidad de seguir soñando. Para empujar el mañana que queremos. Desde el presente.

Anuncios

Read Full Post »

mariposa[1]

El Sistema médico oficial se basa en la enfermedad, en cómo combatirla, y no en el mantenimiento de la salud. Y hablo de una Salud con mayúsculas que para la medicina holística es el estado natural del ser humano cuando la energía vital fluye equilibradamente por nuestro sistema y todo está en armonía.  Y esto incluye la energía mental-emocional.

Pero voy un paso más allá, en la línea de una medicina moderna y alternativa que incluye la Conciencia, la parte más profunda de nuestro ser, como “el director de orquesta” que va a determinar nuestro estado de salud. La enfermedad se manifiesta cuando no escuchamos al “director”, porque  nuestra Conciencia necesita estar alimentada y en caso contrario, llamará una y otra vez nuestra atención, y lo hará en uno o varios de estos niveles que componen nuestro sistema:

 

–          físico, estructural                               – profundo/energía + densa

–          bioquímico, nutricional

–          energético                                                     

–          mental-emocional

–          espiritual- Conciencia                       + profundo/energía – densa

 

El último lugar donde se manifestará el síntoma será a nivel físico, el de energía más densa, pero el lugar desde el que hay que trabajar para una sanación profunda y no de “parches”, es el de la energía más sutil.  Allí donde se generó como llamada de atención de que existe un desequilibrio profundo y una falta de escucha de nuestro verdadero Ser.

Es la Conciencia la que emite esa información que se manifiesta en el cuerpo. Cuando el ser humano está en armonía, el resultado es la salud. Por tanto la enfermedad no es más que la pérdida de esa armonía. Y es ahí donde hay que poner la atención y no en el síntoma. Este sólo vale para reclamar nuestra atención, pero una vez escuchado, es necesario apartar la mirada de él e ir más allá. Escuchar lo que nos cuenta. Qué está reclamando nuestra Conciencia. No hay que trabajar por tanto desde la enfermedad, sino desde lo que está bloqueando a un nivel profundo ese desarrollo espiritual de la persona.

Es aquí donde el sistema médico oficial y la medicina alternativa se separan radicalmente. Porque el sistema oficial se basa y se nutre en la enfermedad. Matar el síntoma sin ir más allá con lo que acaba perpetuándolo en un sinfín de enfermedades crónicas que llenan las arcas de la industria farmacéutica o matando moscas a cañonazos debilitando nuestro sistema. Por no hablar de la “ristra” de enfermedades nuevas que aparecen cada día para las que, curiosamente, siempre hay preparado un nuevo medicamento.

Y lo peor es que este sistema le quita al “paciente” el protagonismo, robándole la  capacidad de “hacerse cargo” de su dolor y crecer transformándolo. De pararse y mirar qué hay detrás. Y ahí somos todos responsables. Porque a veces es más cómodo no hacerse cargo aunque signifique vivir en modo víctima y engañados. Pero cuidado porque es nuestra salud y desarrollo lo que está en juego.

La curación se va a producir cuando “transmutamos” la enfermedad. Cuando hemos recuperado esa parte esencial de nuestro ser que se perdió en el camino y de la que nuestro síntoma nos hablaba. La enfermedad se convierte así no en el enemigo a vencer, sino en la señal a escuchar. Y el cuerpo en el “espejo del alma”. Al trabajar esa parte que no nos dejaba avanzar, ya no necesitamos manifestarlo en lo físico y el síntoma o enfermedad desaparece. Por supuesto en ocasiones necesitaremos ayudas naturales para restablecer el equilibrio de un sistema que ha estado “dolorido” y desorientado. Empujoncitos para restablecer su capacidad de sanación, pero nunca sustancias que destruyan la maravillosa capacidad de “auto restauración” que poseemos.

En mi experiencia, cuanto más nos resistamos a sacar a la luz todo aquello que no queremos, mayor será la fuerza con la que se manifiesta el síntoma. Más vale que escuchemos antes del grito. Aceptemos los conflictos y busquemos soluciones para que no tengan que pasar al plano físico. No nos enseñaron que forman parte de nosotros. Que es una de las maneras que tenemos de aprender y desarrollarnos. Si negamos nuestra “sombra” ésta acabará con nosotros. Y la pobrecita está ahí tan sólo marcándonos donde falta luz, consciencia, aceptación y amor. Dónde están los “callejones sin salida” que nos separan de nuestra ruta elegida. Emprendamos el viaje “de vuelta a casa” desde la Conciencia, único GPS que conoce la ruta adecuada.

Muchos problemas que afectan a nuestro cuerpo tienen que ver con falsos modelos y creencias sobre nuestra vida, que no nos permiten evolucionar. Es necesario cambiar estas creencias porque van a limitar nuestra capacidad de elección y nuevamente nos van a mantener en modo víctima. El peor “personaje” para nuestra función porque no tiene papel ni capacidad de acción o movimiento.

Es necesario por tanto, recuperar el papel protagonista que tenemos por derecho de vida, de nacimiento. Dejar las riendas en manos de la dirección de la Conciencia, y escribir cada día el guión con nuevas y creativas elecciones que nos lleven a vivir la obra que queremos representar. No le dejemos la dirección a la mente, el “técnico de luces”, porque se suele aferrar a viejas experiencias y emociones a la hora de decidir, repitiendo una y otra vez viejos patrones que no permiten que la “obra” se modernice y evolucione.

Nuestro “puzzle” necesita de todas sus piezas, también de aquellas que parecen perdidas u olvidadas. Nunca lo están, sólo hay que buscarlas. Porque sin ellas no podremos completar el cuadro, la imagen completa de lo que Somos. Nuestra Conciencia desde el amor nos reclama su búsqueda. Saltémonos el miedo y vayamos a por ellas. En el encuentro está nuestro equilibrio, felicidad y desarrollo. Es hora de recordar, que no nos faltó nunca nada para estar  Completos. Esa es la Salud, la felicidad.  El arte del reencuentro con nosotros mismos para saber que Somos… un Todo…                  Que Somos Uno…

Victoria Embid

Read Full Post »

Muchos animales mueren en las calles cada día. No pueden denunciar ni gritar lo que sufren,  lo que sienten. Seamos su voz. Defendamos el derecho de todos los seres a una vida digna y con amor. animales Es nuestra responsabilidad, cuidar de los que están a nuestro cargo, de los que nos necesitan. Si algo distingue al ser humano es su capacidad de responsabilizarse, de elegir. ¿Qué tal si empezamos a elegir lo mejor para el desarrollo de todos.  ¿Hace cuánto tiempo se nos olvidó ser humanos?  ¿Cómo podemos ver esas miradas y no hacer nada?

Estoy harta de escuchar frases estúpidas,  de disculpa, del arte de mirar para otro lado: “con la cantidad de niños que mueren de hambre, las personas son lo primero…” No señores, no soy idiota. No quiero la muerte de ningún niño ni mucho menos me son indiferentes. Es precisamente  la no indiferencia, la sensibilidad al dolor de cualquier ser la que no me permite pasar de largo. Porque creo en mi responsabilidad y en la del resto de seres humanos de defender la dignidad de todos. No se trata de elegir entre personas o animales,  sino de optar por el Respeto con mayúsculas a todos los seres que me rodean. Porque forman parte, porque formo parte…  Y en este camino intento andar cada día.

He recibido desde hace ya muchos años, el regalo de acoger a varios animales abandonados. Y digo regalo porque es lo que ha sido. Alguna como Luca vino tan malita que fue imposible recuperarla, pero pasó sus ultimos días con calorcito, y rodeada de abrazos y mimos. Estuvo una semana con nosotros y nos sigue emocionando cada vez que su recuerdo aparece, de puntillas…

Calle llegó tan delgada que se le podía contar cada costilla. Con el pelo blanco  lleno de grasa negra de andar entre  los coches. El recuerdo del hambre de la calle no la ha abandonado después de tantos años, ya que sigue aferrándose a la comida como si mañana le fuera a faltar. Y después llegó Elvis. Con doble rotura de cadera y femur por golpes o aplastamiento, con apenas unos meses. Le pusimos ese nombre porque el veterinario nos dijo que tendría un curioso movimiento de cadera, que andaría raro. Así que pensamos en el “rey” del movimiento de cadera para su nombre. Tras capas y capas de porquería apareció nuestro Elvis.

Y aquí están los dos pasado el tiempo, regalándonos mucho más de lo que jamás podríamos darles. Formando parte de nuestra familia para siempre.  En nuestro caso los encontramos personalmente, vinieron a nosotros, pero si quieres compartir tu vida con un animal, existen muchas asociaciones que tienen acogidos a muchos sin hogar. Esperando una oportunidad para formar parte de una familia, para amar, para compartir. Dos de estas asociaciones por si estáis interesados en adoptar y que recomiendo por su forma de hacer las cosas, son Asociación Las Nieves y Asociación Animalejos El Espinar. Pero hay muchas más.

No son cosas, no se compran ni se venden.  Adopta y recibirás mucho más de lo que das. Son grandes maestros en el arte del amor incondicional. Falta nos hacen sus clases magistrales para que esta humanidad pueda seguir adelante. Gracias Maestros. Ojalá decidamos aprender…

foto0137Calle y Elvis en la actualidad. Mi yinyang particular.

Victoria Embid.

Read Full Post »